CÓMO ORGANIZAR TU CLOSET

Si eres como yo, seguramente te paras cada mañana frente a tu closet y das dos mil vueltas hasta decidir qué ponerte. No porque no tengas nada, o porque no te guste nada, sino porque es difícil saber qué humor vas a llevar el resto del día, y la ropa DEBE acompañarlo. Indefectiblemente.

Entonces derrochas al menos 30 o 40 minutos por día tratando de encontrar el outfit adecuado, o la prenda que tenías en mente. Te pruebas cada una y te miras al espejo para luego sacártela, hasta que finalmente logras dar con algo aceptable para encarar el día. Todo sería más fácil si, en medio, no te toparas con ropa que no usas, que no te sirve para la ocasión, o que no es enteramente representativa de tu persona a estas alturas. Sí, hablo de esas prendas que «te van a volver a entrar» o que todavía te quedan aunque sean de tus tempranos 16 años.

 

 

Hasta hoy.

10 tips para organizar tu closet

1.- Descarta

Todo lo que no sea de tu talle, de la temporada, o de tu agrado. No significa que debas tirarlo: habrá prendas para regalar, otras para guardar y otras para tenerlas no tan a mano. Mantener el closet con la ropa que DE HECHO USAMOS es una gran ayuda a la hora de encontrar lo que tenemos en mente.

2.- Clasifica

Si hay prendas que SÓLO deban usarse para salir, ubicarlas en un sitio diferenciado puede allanar el camino hacia una decisión más fácil. 

Coloca por un lado las prendas de fiesta, por otro las de trabajo, y por último las prendas diarias. Esto ayuda a presentarse de forma adecuada en cada ámbito. Predisponer un lugar para cada área en tu ropero te permitirá no sólo mantenerlo ordenado de forma práctica y funcional, sino también mantenerte adecuadamente vestida en cada ámbito donde te desempeñas.

3.- Recuerda tus necesidades

No olvides mantener en mente tus necesidades antes de continuar. Necesitas saber qué debes tener para cada área de tu vida, y si lo tienes o no. Si lo tienes, lo guardas. Todo lo demás, lo puedes desechar. 

Déjame ser clara: no vamos a tener prendas emocionales en nuestro guardarropas. Así que si tienes una prenda que no uses pero ames, puedes modificarla para usarla, regalarla a alguien a quien ames, o ponerle un marco y colgarla en tu habitación.

Todo lo que no vistas, no va en tu closet. 

EXTRA TIP

Así es como organizas tus looks de la semana para no perder tiempo.

4.- MECANIZA:

Cada una encontrará su forma de hacerlo funcionar. Yo tengo la seguridad de que mecanizar el orden de prendas de acuerdo a tipo y color me facilita mucho las cosas. 

Todas las faldas están juntas, y en su sitio se encuentran ordenadas por color. Igual con los pantalones, y sobre todo las remeras y blusas. También será útil a la hora de realizar combinaciones. 

Tener tu propia mecánica – la que funcione para tu estilo de vida – te salvará tiempo y facilitará tu creatividad para vestirte.

5.- Volver a los básicos

Separa también los básicos. Remeras de tiras, musculosas y mangas cortas lisas, o jeans en buen estado. Son todos elementos que pueden servir para una salida, estar en casa o ir a trabajar. 

Así que, para no preguntarte en qué ocasión los usaste la última vez y dónde estarán ahora… lo mejor es darles el privilegiado lugar de comodín.

6.- ¿Colgados o doblados?

Asegúrate de colgar todo aquello que deba quedar en las mejores condiciones antes de usarlo (más allá de repasarlo con la plancha), y de mantener doblado todo lo que pueda perder forma si se cuelga. 

Faldas, pantalones, camisas y sacos DEBEN estar colgados. Remeras y shorts, doblados. 

Recuerden que los jeans no se marcan fácilmente como otro tipo de pantalones, por lo que pueden recibir un tratamiento diferenciado. Lo crean o no, yo los enrosco.

EXTRA TIP

Así armas un closet cápsula para evitarte pérdidas de tiempo cada día.

7.- Utiliza las puertas

Ya sea para colgar accesorios, joyería, pañuelos o cinturones. El espacio de las puertas es muy aprovechable por sus dimensiones. 

En primer lugar, porque permite ver el accesorio cerca de la ropa, incentivando tu creatividad a la hora de combinar. En segundo lugar, maximiza el uso de tu espacio. 

Si el interior de tu armario no tiene tanto espacio (o temes que los accesorios se enganchen en tu ropa), siempre es útil un espejo de cuerpo entero.

8.- Rellena

Mantener los zapatos y carteras en buen estado contribuye no solo a la presentación. Pero también al abanico de opciones. Mientras más zapatos haya disponibles, probablemente a más variedad de prendas te arriesgarás. 

Para ello, rellénalos en la medida justa para que no pierdan su forma ni se estiren. Utiliza cartones o goma-espuma para las botas de caña alta, y papel de seda para las carteras.

9.- Ajusta

Cerciórate de tener las prendas correctas para tu tipo de cuerpo. De esta forma sabrás que todo te queda bien más allá de esos días donde «nada te queda bien». 

El «¿qué me pongo?» se va a reducir drásticamente a la funcionalidad y el color de las prendas. Ya no a su forma. Además, te ahorrarás muchos dolores de cabeza.

10.- Usar sin abusar

Dicen por ahí que usamos aproximadamente un 20% de las prendas que tenemos en nuestro closet. Soy de creer que eso nos limita en muchas formas. Así que sumando la efectividad de la lavandería, uso la ropa una vez y la separo. No siempre irá a lavarse, dependiendo de qué sea y cuántas veces lo haya utilizado. Pero de seguro no estará en mi vista durante esa semana, dando lugar al resto de las prendas. Luego podrá volver a su lugar.

No olvides que la idea es que funcione para tu estilo de vida. Separa la ropa por su uso, maximiza tu espacio. De esa forma ahorraras tiempo y te presentaras adecuadamente en cada ámbito de tu vida.

Lista para probar estos trucos? A vaciar el closet!

Inspira a una amiga. Compártenos!

0 comments