NO SOMOS VOGUE

Está claro, no somos Vogue. Una piensa en moda y esa palabra aparece.

No sólo es algo visible, sino que ni siquiera se te hubiera ocurrido compararnos.

Como podrías? Vogue es un imperio, el faro que iluminó la moda por cerca de medio siglo, la publicación que rigió parte de nuestras vidas, la dictadura del estilo. No osaríamos compararnos, pero nos gustaría aclarar que no somos Vogue y nunca lo seremos.

No sólo porque no podemos. Sino porque no queremos.

Vogue ha sido genial para la industria de la moda. Ha lanzado diseñadores, tendencias, fotógrafos, toda una cultura de exclusividad y élite. Un ideal que belleza que era eso. Un ideal.

Nosotros nos conformamos con ser geniales para las personas. Preferimos una cultura de solidaridad e igualdad. Seguro, no todos podremos usar lo último de Kirkwood, o un gown asombroso de Tom Ford. Pero amaríamos ver algo de Chloe mezclado con Zara por la calle. ¿Por que no? La creatividad no tiene precio, expresarte tampoco.

Nosotros no creemos en el valor de una fashionista que sale en las revistas por llevar lo último y más caro. Preferimos a la mujer que usa lo que la representa. La que puede tomar un clásico o una prenda vintage y llevarla como un acto revolucionario. La que se viste de negro y es capaz de darle un giro completamente nuevo sólo con accesorios.

Celebramos lo real, no lo ideal.

Preferimos la cultura de la mujer que se siente bien con ella misma. La que puede elegir la prenda perfecta para su cuerpo, en lugar de cambiar su cuerpo para caber en la prenda. La que acomoda la «moda» a su estilo de vida, y no quien modifica su vida para seguir una tendencia.

EXTRA TIP

Si quieres conocer cuál es el vestido negro perfecto para tu tipo de cuerpo, puedes hacerlo justo aquí.

No creemos en dictadores de la moda, creemos en la democracia del estilo. En que cada una tiene derecho a vestir la mejor versión de sí misma. ¿Hay reglas? Seguro! Se trata de formas, texturas y colores, como todo arte. Y, como todo arte, siempre hay una estética nueva que podemos explorar, estilos y corrientes para inventar.

La moda es un arte ilimitado, subjetivo y cambiante, que nadie debería querer gobernar. Su belleza está en la libertad que supone.

Jamás seremos Vogue. Jamás impondremos ideales de belleza porque eso estuvo bien en otro momento. Pero hoy es momento de abrir la cabeza, de aceptar que la diversidad es el ideal más alto que podemos alcanzar. Es momento de ver que el paradigma está cambiando y que, si la moda alguna vez fue algo, lo fue por el poder de expresión y libertad que encarna.

Y eso es lo que debe permanecer. Expresión y libertad.

Compártenos!

0 comments