3 COSAS QUE TODO CABELLO NECESITA

Seguro has experimentado muchos de los signos que tu cabello muestra cuando le falta alguna de estas 3 cosas: hidratación, nutrición y restauración. El frizz, el resquebrajamiento y la resequedad son los síntomas más comunes de un cabello que necesita cuidado.

Es importante saber esto: si utilizas siliconas, petrolatos u otros derivados del petróleo, o tienes tratamientos químicos a base de formol (cauterizados químicos, alisados, queratinas con formol, botox, etc), el cabello no va a absorber ningún tratamiento que le des. Si quieres que funcione, te proponemos hacer una limpieza profunda con cualquier shampoo con sulfatos y sin siliconas. Luego puedes comenzar cualquier tratamiento.

Hidratación

Si tu cabello tiene frizz, está poco manejable, y se le pega cualquier olor de la calle (el cigarro que fumaron al lado tuyo esperando el bus o el humo del asador por el que pasaste esta mañana), entonces necesita hidratación.

Es muy común la falta de hidratación, ya que debido al calor y al uso de químicos que tornan nuestro cabello poroso, es lo primero que se pierde en el transcurso del día. Por eso más del 90% de las mujeres padece de frizz o encrespamiento.

¿Por qué ocurre esto? Las causas son varias y muchas de ellas inevitables. El calor, el uso de químicos, lavados demasiado frecuentes que 

Por suerte, es fácil de solucionar. La hidratación comienza por dentro, y debe reforzarse con productos al menos una vez a la semana. Lo ideal según la porosidad del pelo sería una vez por semana para cabellos muy porosos, dos veces para cabellos de porosidad media, y tres veces para cabellos de baja porosidad.

Lo sabemos, suena poco lógico. Pero ten en cuenta que los cabellos con mayor porosidad (que generalmente tuvieron más tratamientos químicos y se encuentran más dañados) también necesitan un mayor número de tratamientos para nutrir y restaurar, y el cabello se satura si hacemos demasiados tratamientos a la semana. De manera que sólo haremos 3 como máximo.

Y entonces, ¿cómo lo hidratamos? Por empezar, es importante hidratarse con al menos 2 litros de agua por día (esto ya lo sabrás) y también seguir una dieta rica en vitaminas. Es decir, come mucha fruta. Una vez tengas esos dos pasos, puedes elegir productos adecuados que realmente hidraten tu pelo, siguiendo esta pequeña guía.

EXTRA TIP

Así es como cuidas tu cabello desde lo básico.

Para dar hidratación a tu cabello, puedes hacer mascarillas hasta 3 veces a la semana. 

Cualquier mascarilla comercial bien elegida (más abajo te enseñamos cómo) hará el trabajo.

Pero siempre preferimos lo natural, y de paso no te gastas un salario entero en productos para el pelo.

1.- Primero, lo natural

El Aloe vera o sábila es un gran hidratante. Puedes colocarlo después del shampoo (o primer acondicionador si haces cowash) y dejarlo en el cabello por al menos media hr (siempre en el largo, y si no tienes cabello graso puedes colocarlo cada tanto en la raíz). Luego lo enjuagas con mucha agua, y pones el acondicionador final.

El azúcar también es un gran aliado de la hidratación. Puedes agregarlo a cualquier otro ingrediente hidratante para potenciar tu tratamiento, ya que retiene el agua de una forma excelente.

Las leches (almendras, coco, soja, leche de vaca, etc) también son aliados de la hidratación para tu pelo. Pero no las coloques solas, pues brindan una hidratación liviana y siempre te convendrá potenciarlas con algún otro ingrediente.

La miel podría sorprenderte colocándola con leche y azúcar. Hidrata en profundidad y deja el cabello suave y brillante.

La glicerina es un gran contenedor de agua también. Pero no la uses sola: agrégala a alguna mezcla o mascarilla comercial (sólo una cucharadita) y luego me cuentas!

Así como la ves, la solución salina común (también conocida como solución fisiológica o suero fisiológico), actúa de maravillas en la hebra capilar. Se trata de cloruro de sodio al 0.9% en agua y, si tienes conocimientos básicos de química, lo puedes hacer de forma casera. Esta maravilla hidrata rápidamente y potencia cualquier otro ingrediente o mascarilla comercial (con sólo 2 cucharaditas).

Ahora, el gran aliado: las vitaminas. Como ya sabrás puedes encontrar un sinfin de éstas en cualquier fruta o verdura, pero sólo algunas de ellas tendrán gran repercusión en tu cabello: frutillas, banana, guayaba, papaya, maracujá, cítricos, zanahoria, palta. Hechas puré y mezcladas con otros ingredientes (leche, glicerina, yogurt, huevos, azúcar o solución fisiológica), lograrán un cambio instantáneo y notorio en tu cabellera. Lo notarás más dócil, brilloso y suave.

Como ya habrás notado, también el yogurt es un agente hidratante. Puedes utilizarlo sólo para una hidratación promedio, o potenciarlo para una hidratación shock.

Un hidratante incomparable será el cacao. Si, el que le pones a la leche o utilizas para cocinar. Potencia cualquier mascarilla de hidratación comercial, y también puedes utilizarlo con otros ingredientes hidratantes.

Lo mismo ocurre con el café. Además, a muchas les ayuda con el crecimiento del cabello, aunque no está probado científicamente su incidencia en éste tema. Puedes colocarlo de forma directa si se trata de café instantáneo. El café en grano necesita ser preparado y disuelto antes de ser utilizado en el cabello.

Otro ingrediente cuyas propiedades pocos conocen es la maicena (fécula de maíz). Ya cocinada, puede usarse sola o potenciada con otros agentes hidratantes.

Por último, no debemos olvidar la avena. Puedes prepararla en agua o leche caliente para que libere sus propiedades. Si agregas miel, tendrás una mascarilla de hidratación profunda que dejará el cabello suave y muy brilloso.

No olvides que la hidratación es un tratamiento continuo, y que con el tiempo y la constancia se logran los mejores resultados. Si tienes tu cabello muy reseco, puede que al comienzo tu pelo reciba la hidratación que le des y luego se esponje más. Esto es porque el cabello va a seguir buscando esa hidratación que tanto necesita, y la tomará del ambiente húmedo. Allí ves que las hebras del cabello literalmente se desprenden de la gravedad para tomar del ambiente la humedad que busca (el mal afamado frizz). 

Así que si tienes un comienzo con efecto nube, no te preocupes: es señal de que vas por buen camino. Al cabo de unas semanas el cabello irá bajando y mostrándose más manejable.

EXTRA TIP

Hidratación y humectación profunda: magia para tu cabello.

2.- Luego, máscaras comerciales

Tranquila, no vamos a promocionar nada aquí.

Solo vamos a contarte qué deberías buscar en máscaras comerciales para que realmente actúen como tratamiento de hidratación. Por supuesto, cualquier máscara que tenga los ingredientes que te mencionamos más arriba puede ser usada como máscara de hidratación.

Puedes utilizarla sola si esos ingredientes (al menos uno de ellos) están entre los primeros 5 ingredientes (yo prefiero entre los primeros 3, pero 5 es aceptable).

Si no lo están, probablemente veas montones de máscaras sin silicona (eso es tan importante, siempre no siliconada) con su último ingrediente como «extracto de aloe vera o Sábila». Eso significa que tiene muchos químicos y luego un 0.000000001% de Sábila o savia. No es buena. Es sólo agua con alcohol, creeme.

Si es el caso, o los ingredientes están del 6to lugar para abajo, tranquila. Siempre puedes utilizarla con algún ingrediente natural para potenciar la máscara. Pruébala con azúcar, o solución salina, incluso con una cucharadita de glicerina.

El cabello con alta porosidad debería usar siempre máscaras comerciales con ingredientes hidratantes dentro de los 3 o 5 primeros componentes. Necesitamos un tratamiento shock aquí!

 

HIDRATACION

Nutrición

Si tu cabello está opaco, quebradizo, y se ve reseco, le falta nutrición. La nutrición también es conocida como humectación, pero no debes confundir este término con el de hidratación.

Todo lo oleoso va a nutrir tu cabello, y deberías hacerlo según tu porosidad:

Si tienes cabello de baja porosidad, una vez cada 15 días. Si es de porosidad media, agrega una nutrición más en medio. Si eres de porosidad alta, una vez a la semana. Es importante respetar lo que necesita cada tipo de porosidad para no saturar el cabello.

Ahora a lo importante: ¿cómo nutrimos el pelo?

Lo más intenso y rápido es usar aceites naturales. En lo posible, virgenes y orgnánicos. Pero cuidado, hay algunos aceites que no pueden ser absorbidos por el pelo. Aquellos que sí pueden son: Argán, almendras, jojoba, coco, mango, burití, castaña, papaya, palta o aguacate, ricino, sésamo, oliva extra virgen, macadamia, maní, romero, baobab. Los aceites que no penetran la fibra capilar, son: Algodón, trigo, girasol, maíz, uva, soja, lino o linaza, rosa mosqueta, caléndula.

La mejor forma de nutrir utilizando aceites es dejándolos TODA LA NOCHE. Lo sé, es incómodo, pero si procuramos usar un gorro para no desparramarlo y un toallón sobre la almohada, la cosa se hace más fácil. Al momento de sacarlo, es importante emulsionar.

CÓMO EMULSIONAR: emulsionar es unir una fase oleosa con otra acuosa. Hay ingredientes emulsionantes que se usan para la cosmética, pero nosotras lo haremos para enjuagar los aceites y asegurarnos que no queden restos en nuestro cabello. El procedimiento es fácil: agregamos shampoo sin siliconas ni petrolatos, o bien primer acondicionador (en caso de seguir método cowash). Lo colocamos como siempre y comenzamos a masajear. Se va a poner duro, así que hay que tener paciencia e ir agregando agua muy de a poco. Cuando hayas cubierto todo el cabello, lo dejas reposar al menos 15 minutos para que ablande el aceite y lo ligue a la emulsión. Más tarde lo enjuagas con abundante agua y continúas con el acondicionador.

Otra forma de nutrir es con ceramidas. Son un lípido natural propio del pelo y la piel, que puede conseguirse de forma sintética en las farmacias o casas de productos profesionales para el cabello.  Asegúrate de que sean puras, de lo contrario podría contener siliconas y frustar todo el propósito de la nutrición.

Las mantecas vegetales también son nutritivas. La más conocida es la de karité, pero la manteca de cacao, mango y coco, son igual de buenas. Si tienes la oportunidad, no dudes en probarlas! Déjalas actuar al menos 40 minutos y retíralas emulsionando.

El huevo también aporta humectación. Puedes utilizarlo sólo para una nutrición promedio, o intensificado con otro ingrediente para una humectación profunda. No lo dejes toda la noche, pues la clara torna el cabello duro y puede costar demasiado sacarla. (Si lo deseas, puedes utilizar directamente sólo la yema).

Sorprendentemente, el tuétano también sirve. Colócalo sólo o con algún aceite, y nota la poderosa transformación de la hebra capilar.

Ésta seguro la conoces: mayonesa. Por años nuestras madres y abuelas la han utilizado en su cabello, y con razón! Lo nutre de una forma integral y muy notoria, además de dejarlo con brillo y suavidad. 

Por último, las ceras vegetales son muy utilizadas en la cosmética capilar por sus propiedades nutritivas. Cera de abejas, candelilla, cera de soja o algunas ceras florales son lo más utilizado. 

En relación a las máscaras comerciales, la nutrición funciona exactamente igual a la hidratación. Busca los ingredientes nutritivos entre los 5 primeros de la etiqueta, y utilízalo sólo o potenciado.

 

NUTRICION

Reconstrucción

Si tu cabello está elástico (chicle o pegote) o se quiebra fácilmente, está sin fuerza o se cae, es signo de que necesitas una reconstrucción.

El cabello va perdiendo proteínas y aminoácidos propios con los tratamientos químicos, el calor, y el exceso de sulfatos. Ésto lo va volviendo débil al punto de provocar los famosos signos de muerte del pelo (aunque el pelo en sí no es algo vivo).

La mala noticia es que te acabas de enterar que el pelo no tiene vida. La buena noticia es que ya está muerto, así que sólo tienes que mantenerlo así y evitar que se rompa o se caiga. Y no es una tarea imposible.

Lo primero que debes saber es que el cabello más dañado puede hacer dos  reconstrucciones al mes. Tres, en un caso muy extremo. El pelo de porosidad media una o dos veces al mes. Baja porosidad, una vez al mes. Recuerda que si lo haces más seguido y tu pelo no lo necesita, se va a saturar y quedará pesado por la cantidad de proteínas y aminoácidos de más que no puede terminar de absorber.

Ahora sí, los ingredientes y componentes que pueden reparar tu cabello DE VERDAD son muchísimos, y puedes conseguirlos en farmacias droguerías o en la góndola del súper.

El huevo además de ser nutritivo, también repara. Tiene cantidad de proteínas que tu pelo puede absorver, pero no realiza por sí sólo una reparación muy profunda. Así que procura colocarlo con algo más.

Las proteínas naturales (de leche, soja, trigo o seda) son lo más común que encontrarás entre los ingredientes de una crema restauradora, siempre que no tenga siliconas o petrolatos. También tenlo en cuenta para la elección de tu shampoo o acondicionador si tienes el cabello con alta porosidad.

La keratina es una sustancia rica en azufre, de origen proteico, que constituye las ultimas capas de piel, pelo y uñas. Para que penetre en la hebra capilar debemos utilizarla ya hidrolizada. Hay numerosos productos con keratina, pero es importante que no contengan formol (la mayoría de los famosos «shocks de keratina lo tienen).

Arginina, cisteína, creatina y elastina son otros componentes de origen proteico que inciden en la formación de la fibra capilar y su salud. Es decir que, además de reconstituirla, ayudan al crecimiento del cabello. Por ello las verán asiduamente en comprimidos de suplementos dietarios formulados para fortalecer el cabello y las uñas.

La gelatina sin sabor aporta también grandes cantidades de proteínas, y es fácil de conseguir para realizar tratamientos caseros, por lo que una de las opciones más elegidas para reconstruir el cabello en casa.

El colágeno es la proteína más abundante en todo nuestros cuerpo, está compuesto por animoácidos como  la Glicina, Prolina, Hidroxiprolina y la Arginina. Puede conseguirse sintetizado, pero siempre es mejor impulsar al propio cuerpo a producirlo a traves de determinados alimentos. El ajo, el tomate y la cebolla son ricos en azufre, que estimula la formulación de colágeno. También algunas frutas y verduras como la manzana, la remolacha y las fresas son ricas en licopeno, que además es antioexidante y estimula la síntesis del colágeno.

En general, cualquier aminoácido de los que compongan la keratina puede adquirirse de forma separada y se queratiniza una vez toca el cabello. Los encontramos fácilmente en alimentos: leche y derivados (yogurt, queso, mantequilla), huevos, pescado y carne. Para los veganos, las mejores opciones son los cereales, legumbres, verduras y hortalizas, semillas y frutos secos.

Reconstruccion

Así que de eso se trata. 

Dale a tu cabello lo que necesite según los signos que muestre, y lo tendrás siempre sano. Puedes combinar y potenciar los ingredientes y contarnos qué te resultó mejor!

Compártenos!

4 comments

  1. Ingrid · enero 17, 2019

    Wow justo lo que necesitaba para mis cabellos frizzz gracias por estos consejos, sobre todo porque es natural. Ya te contare como me fue.

    • learntolook · enero 17, 2019

      Que bueno que te sea útil!!
      Nos encantaría saber qué te funciona, cada cabello es único. Luego nos cuentas!

  2. esther · enero 17, 2019

    Excelente!
    Muchas gracias!

    • learntolook · enero 17, 2019

      Gracias a ti, Esther!